MetroDELEGADOS
Portada del sitio > En los medios > Se contradicen informes sobre el subte
  secciones

• Campaña AGTSyP - Asociación gremial de trabajadores del Subterráneo y Premetro

Escribinos a:
Comisión de prensa
Comisión de cultura
Red de soluciones

Deja tu opinion:
Foro de debates
Lista Somos del subte

Visita los blogs de las lineas:


Blog Linea B













Descarga el Anteproyecto de Convenio!
Descarga el Anteproyecto elaborado por los trabajadores del subte, los delegados y el TEL


BUSCAMOS A JULIO

JORGE JULIO LOPEZ

Cualquier información, comunicarse a:
0-800-333-5502 o al 911


Visitas en linea:

Viernes 14 de septiembre de 2007, por Prensa del Subte [MG]
La Nación
Se contradicen informes sobre el subte

Un organismo nacional dice que funciona bien, pero un ente de la ciudad halló irregularidades; los pasajeros siguen afectados.

En medio de las persistentes demoras que los usuarios del subte sufren diariamente y mientras Metrovías espera que la Justicia intervenga en el conflicto que mantiene con los delegados gremiales, la polémica se anotó ayer un capítulo inesperado.

Mientras que técnicos de la Secretaría de Transporte aseguraron que los subtes están en condiciones de funcionar y que no corre riesgos la seguridad de los pasajeros, el Ente Regulador de Servicios Públicos de la Ciudad de Buenos Aires reveló que ese servicio público presenta graves fallas: sólo en el mes de agosto, los inspectores del ente detectaron 271 fallas, casi la mitad de las contabilizadas durante todo 2006.

El problema, según opinan en el Ente, es que la Comisión Nacional Reguladora del Transporte (CNRT), dependiente de la Secretaría de Transporte y encargada de realizar los controles, "hace pero muy poco. La CNRT ejerce un poder de policía sobre el funcionamiento de los subtes, pero el control no es bueno", aseguró a LA NACION uno de los directores del Ente, Julio Balbi. Y continuó: "Estamos en una zona gris en donde nadie actúa, mientras que los usuarios vuelven a ser rehenes de un conflicto que no les incumbe".

Según Balbi, Subterráneos de Buenos Aires (Sbase), el órgano creado para controlar ese servicio, realiza diariamente chequeos de la calidad de los subtes, pero está impedido de actuar porque la competencia sigue siendo nacional. "Sbase nos cuesta 140 millones de pesos anuales y cuenta con profesionales. Pero lo increíble es que, aunque apliquemos sanciones, Metrovías apela a la falta de jurisdicción".

Otro director del Ente, Miguel von Rozenberg, coincidió: "Metrovías se ampara en que nosotros no podemos controlar. Como consecuencia de las fallas detectadas durante el año pasado se multó a la empresa por 500.000 pesos, una sanción que duerme en la justicia administrativa".

Según el informe revelado ayer, se constataron fallas en la provisión de iluminación (27%), de señalización (23%), en las medidas de prevención de incendios (17%) y en la frecuencia del servicio declarado (6%). Además, el ente dice tener comprobado que las puertas se abrieron durante un recorrido de la línea A, el 14 del mes pasado.

La vocera de Metrovías, Lucila Maldonado, que confirmó que ayer hubo nuevamente demoras en el servicio, dijo desconocer el informe del Ente y recordó, del que, además, dijo que no tiene competencia para entender en el servicio de subtes. "Es la CNRT la encargada de estos controles, y los hace permanentemente. Además, el Ente realiza un control visual, pero no baja a los talleres", dijo Maldonado y agregó: "No es extraño que este problema jurisdiccional salte ahora".

LA NACION intentó en varias oportunidades tener acceso a los últimos informes de la CNRT. Metrovías dijo no tenerlo y la citada comisión no respondió a las reiteradas llamadas.

Aunque, en rigor, no en todo difieren ambos informes. Un calificado vocero de la Secretaría de Transporte dijo. "No encontraron inconvenientes que hicieran peligrar los vagones. Es cierto que «la calidad no es buena», pero la seguridad está garantizada".

Ayer, la viceministra de Trabajo, Noemí Rial, junto con el subsecretario de Transporte Ferroviario, Antonio Luna, y funcionarios de la CNRT recorrieron el taller Rancagua, en la estación Federico Lacroze de la línea B. Según el vocero de Transporte consultado por LA NACION, "los delegados ni siquiera supieron responder cuál era el grave problema del que hablan".

El delegado de la línea B, Carlos Taborda, respondió: "Fue una visita de cortesía. No hubo técnicos ni bajaron a los talleres, por eso sólo hablamos de lo laboral".

Por Nathalie Kantt

La situación

- Por la mañana, la Secretaría de Transporte garantizó que las condiciones de seguridad de las formaciones subterráneas estaban dadas. Añadió que no se encontraron inconvenientes y que los delegados ni siquiera supieron responder cuáles eran los graves problemas que tenían los vagones. Las declaraciones fueron hechas luego de un recorrido realizado por el subsecretario de Transporte Ferroviario, Antonio Luna, la viceministra de Trabajo, Noemí Rial, y funcionarios de la Comisión Nacional de la Regulación del Transporte (CNRT) por talleres del subte.

- El Ente Regulador de Servicios Públicos de la Ciudad de Buenos Aires presentó un informe en el que reveló que el servicio subterráneo tiene graves fallas: sólo en agosto pasado, los inspectores detectaron 271 fallas, casi la mitad de las contabilizadas durante todo 2006. Además, aseguran que la empresa rechaza todas las multas que impone el Ente y que las sanciones mueren en la justicia administrativa.

- Metrovías, la empresa concesionaria del servicio, desmiente los dichos del Ente y dice que los controles que éste realiza son superficiales y poco rigurosos. Añade que los inspectores no van a los talleres y que la verificación es puramente visual. Además, aclara que el control del servicio no es competencia del Ente, sino de las autoridades nacionales.

- El delegado de la línea B, Carlos Taborda, aclaró que el recorrido de los funcionarios fue una visita cordial, que no hubo ningún técnico presente y que sólo se intentó abrir un canal de diálogo.

- El conflicto entre los delegados gremiales y la empresa ya lleva tres semanas y afecta a un millón de pasajeros que diariamente viajan en subte.


Ver en línea : La Nación


||

Metrodelegados Web