MetroDELEGADOS
Portada del sitio > Comisiones > Comision de Mujeres > Junt@s estamos avanzando
  secciones

• Campaña AGTSyP - Asociación gremial de trabajadores del Subterráneo y Premetro

Escribinos a:
Comisión de prensa
Comisión de cultura
Red de soluciones

Deja tu opinion:
Foro de debates
Lista Somos del subte

Visita los blogs de las lineas:


Blog Linea B













Descarga el Anteproyecto de Convenio!
Descarga el Anteproyecto elaborado por los trabajadores del subte, los delegados y el TEL


BUSCAMOS A JULIO

JORGE JULIO LOPEZ

Cualquier información, comunicarse a:
0-800-333-5502 o al 911


Visitas en linea:

Domingo 3 de agosto de 2008, por Prensa del Subte [An]
Junt@s estamos avanzando
Vos te quedarías a mitad de camino?

Las mujeres de hoy formamos parte de una sociedad en transformación. Desde la década del 80 en la Argentina las mujeres comenzaron a salir del hogar y a ingresar al circuito del “trabajo que se paga con dinero”. Después, en la década del 90 a partir de la reforma constitucional, cada vez más hombres y mujeres empezamos a compartir espacios públicos que antes sólo estaban ocupados por varones. Actualmente se habla mucho de cuanto han avanzado las mujeres y todos los cambios de esta gran transformación se presentan como un continuado progreso.

Sin embargo, otra parte importante de la verdad, es que desde fines de la década del 70 los salarios comenzaron a bajar, el ingreso permanente de los todos los miembros adultos de una familia de trabajadores se convirtió en una necesidad y fue por eso que ocurrió la entrada masiva de mujeres al mercado de trabajo. Otra verdad, que tampoco se dice es que muchas empresas, especialmente en la década del 90, dieron la bienvenida a las mujeres con la intención de aprovechar su falta de experiencia en la defensa de derechos laborales y así imponer extensas jornadas y condiciones precarias de trabajo, Hablar sólo de una parte de la verdad y ocultar otra es la forma más efectiva de construir engaños. Es por eso que cuando ocurre algo que nos involucra, cuando se presentan cosas que tienen que ver con nosotras, en tanto somos mujeres, lo más conveniente es tratar de descubrir las distintas caras de la verdad. ¿Acaso no hemos crecido lo suficiente como para seguir siendo la eterna menor que se deja engañar?

En el mes de marzo recibimos un acta con dos puntos en el que se reglamentan diferentes cuestiones que tienen que ver con nuestra situación de trabajadoras mujeres. En el punto segundo de dicho acta se otorgan licencias “considerando la situación especial que le presenta a la mujer trabajadora que requiere permanecer en su hogar para quedarse al cuidado de un hijo menor enfermo cuando por prescripción médica el mismo deba guardar reposo y permanecer al cuidado de un adulto y a la trabajadora le resulte imposible atender la situación por otros medios (...)”

Contar con la posibilidad de licencias en situaciones que aún no habían sido contempladas es un progreso, sin embargo creer que la enfermedad de nuestros hijos es una situación que debe ser resulta solamente por la mujer es una idea fuera de época y perjudicial, para la mujer trabajadora, para los niños y para los varones trabajadores y padres de nuestros hijos.

Con el trabajo asalariado de las mujeres se rompió el modelo según el cuál el que traía la plata a casa era el varón y la mujer no tenía otra obligación ni otro derecho que cuidar a los chicos, limpiar, cocer planchar etc. Los aplausos por la inserción de mujeres de las clases acomodadas en espacios de mucha visibilidad mediática, olvidan la realidad cotidiana de las familias y en especial de las trabajadoras argentinas. Entre nosotras es una situación común encontrarse entrampadas entre las exigencias del empleo, la doble jornada, por los trabajos que continúan en el hogar, por los requerimientos de capacitación y formación, y con reclamos de hijos e hijas, y en muchos casos, con responsabilidades para con los padres mayores en situación de enfermedad. Cansancio y malestar son ingredientes habituales en nuestras jornadas.

Con esta acta se nos presenta la posibilidad y el derecho de pensar evaluar y buscar orientaciones para lo que ha de pasar con nosotras y con nuestro futuro en nuestro lugar de trabajo.

Nuestra necesidad actual, y que debe estar reflejada en cualquier reglamentación no puede dejar de contener la idea y las licencias necesarias para la responsabilidad compartida con los varones del cuidado de los hijos

Esta idea se encuentra expresamente sancionada en la convención de los derechos del niño, que establece en su artículo 18, inciso 1, que corresponde al Estado garantizar “el reconocimiento del principio que ambos padres tienen obligaciones comunes por lo que respecta a la crianza y el desarrollo del niño [...] su preocupación principal será el interés superior del niño...”. De acuerdo con estos principios, en Chile la legislación ya fue adaptada para que en caso de fallecimiento de la madre, tanto la licencia como la protección contra el despido se traslade al padre y las licencias extraordinarias durante el primer año de vida del niño se otorgan a la madre o al padre según decisión de la primera para los casos en que el bebé presente una enfermedad grave. También en Argentina ya hay ejemplos de iniciativas para cambiar la reproducción del modelo social que hace cargo exclusivamente a las mujeres del trabajo de cuidados, por ejemplo, la norma que rige a los empleados municipales de Rosario y de Morón la licencia por nacimiento o por adopción se extiende a los padres por diez días hábiles.

Actualmente, en la mayoría de los casos, somos efectivamente las mujeres quienes estamos a cargo de “atender” la situación cuando se nos enferman los chicos, sin desatender todas las demás obligaciones Es por eso que consideramos que las licencias otorgadas deben ser suficientes para las mujeres (cosa que no ocurre con el segundo punto del acta) pero también exigimos que los “otros medios” que necesitaríamos para “atender” mejor estas situaciones se pongan al alcance de la familia del trabajador y la trabajadora.

Por un régimen de licencias equitativo en caso de enfermedad de los chicos exigimos:

  • Cantidad suficientes de días pagos para las mujeres madres
  • Días de licencias pagos para los varones padres


||

Metrodelegados Web

Estadisticas y contadores web gratis
Oposiciones Masters