MetroDELEGADOS
Portada del sitio > Especiales > Las tercerizadas del Subte se ganan el pase al Convenio. El triunfo de (...)
  secciones

• Campaña AGTSyP - Asociación gremial de trabajadores del Subterráneo y Premetro

Escribinos a:
Comisión de prensa
Comisión de cultura
Red de soluciones

Deja tu opinion:
Foro de debates
Lista Somos del subte

Visita los blogs de las lineas:


Blog Linea B













Descarga el Anteproyecto de Convenio!
Descarga el Anteproyecto elaborado por los trabajadores del subte, los delegados y el TEL


BUSCAMOS A JULIO

JORGE JULIO LOPEZ

Cualquier información, comunicarse a:
0-800-333-5502 o al 911


Visitas en linea:

Lunes 16 de noviembre de 2009, por Prensa del Subte [ M ]
20 de octubre de 2005
Las tercerizadas del Subte se ganan el pase al Convenio. El triunfo de Miserere.

Ese día lo recuerdo y lo recordaré siempre. Cuando mis compañeros me preguntan sobre aquella jornada, se sorprenden con qué precisión, cuantos datos, nombres, anécdotas recuerdo que ellos no habían escuchado.

Les digo que no se borraba de mi memoria en ningún instante, ya que ese día lo comparo con muchas circunstancias con los días que me tocó combatir en nuestras Islas Malvinas entre abril y junio de 1982. No por la violencia de los combates que se desarrollaron en una guerra. Sí por la tensión, la incertidumbre, el nerviosismo. Es ahí donde se ve la verdadera realidad, lo que somos como seres humanos. Los miedo y las miserias de unos, los intereses de otros, la grandeza y el valor de muchos.

Me detengo a mencionar a esa gente que se encontraban ahí, pero ya tenían intenciones e intereses personales. Gente que mucho tiempo antes agitaban para que cortáramos las vías, conmigo a la cabeza, ya que ellos no convencían a nadie, para arrastrar a los compañeros de Metrovías al conflicto. Compañeros Boleteros, Guardas, Conductores, a los que agradeceré toda la vida, ellos me apoyaron siempre y supieron entender e involucrarse en una lucha justa, como lo demostraron, arrojándose a las vías con nosotros sin pedir nada a cambio. Estas personas con intereses que se autotitulaban dirigentes y se comía a todos crudos, y cuando voló la primera piedra contra la infantería y se abrió un matafuego, me di vuelta y vi que no le alcanzaban las piernas para salir corriendo. Me recordó muchos días en el ejército, a unos instructores que se cansaban de hablar cómo habían combatido al terrorismo en Tucumán, y en Malvinas, cuando venían los aviones Harriers tirando con todo su arsenal, o veían a las tropas inglesas avanzar, se metían en el primer pozo que encontraban. Cupo para arriba, llorando.

Estas personas que ya en aquella oportunidad ya buscaban dirigir, hoy dirigen, son delegados de uta en muchos casos. Son los que me decían que me respetaban, los que peleaban por los trabajadores, por los ascensos justos, por los salarios, los que leían con lágrimas cartas de sus hijos. Hoy son los que se olvidaron de dónde vienen, los que mienten a los compañeros diciendo que no son más tercerizados y están en Metrovías gracias a la uta. Cuando en realidad fue la misma uta responsable de las tercerizaciones en otras épocas. A estos mismos compañeros les prometen promociones, ingreso de familiares, arreglos de francos, vacaciones, viviendas, etc… A costa de utilizarlos como patota barata.

Vuelvo a aquel día luego del corte de vías, cantar el himno, un comisario que estaba a cargo nos intima a salir. Ante la negativa, baja la policía, con sus cascos, escudos y demás elementos de protección. Se dirigen a la punta del andén, se les cruza en el camino una compañera boletera y el ex delegado Varela, nos arrojan gas pimienta y en ese momento se desató sobre ellos una lluvia de piedras que los obliga a retroceder protegidos detrás de sus escudos, quedando atrapados contra la Boletería Miserere y la reja. Se utiliza en ese instante un matafuego de gran capacidad. El túnel se llenó con una nube tóxica. No se visualizaba nada y no se podía respirar producto de la mezcla del polvo extintor y el gas de la policía. Algunos efectivos se caen heridos por las piedras o por principio de asfixia y son retirados por sus mismos compañeros. Luego nos enteramos que derivaron 24 policías al Churruca.

Los que quedaron estaban todos con sus uniformes blancos cuando les ordenaron replegarse. Vuelve el Comisario y nos ordena de mal tono, a los pocos que aún estábamos en las vías desalojar el lugar. A los gritos le contesté “ni locos, si salimos de las vías, lo resolvemos en las vías, entre todos los compañeros y en asamblea”. Me contesta que la respuesta sería más dura y se retira. A los pocos minutos empiezan a bajar por las escaleras del anden norte más policías. Con los pocos compañeros que quedamos decidimos permanecer en las vías pase lo que pase y empezamos a tirar hierros, escaleras, andamios, cables, que eran de la construcción del puente metálico de la combinación de la futura línea H. El objetivo era hacer barricadas, para retrasarlos, mientras les abríamos los otros matafuegos que todavía teníamos. Hicieron unos metros, se detuvieron y se retiraron. Luego de unos minutos baja el jefe de la policía, con otro que tenía mayor jerarquía. Nos dice que nos quedáramos tranquilos, que no habría más represión, pero que sacáramos a nuestros compañeros del túnel, antes que se mueran por no poder respirar. Lo que no sabía es que los únicos que estábamos ahí éramos los que nos encontrábamos en ese momento. Los demás pudieron salir por Alberti o Pasco. Se me acerca Ricardo, un compañero que hoy no trabaja más en el Subte y era de Metrotel, me abraza y me dice “Aldaz, hoy los trabajadores libramos una lucha heroica que va a quedar en la historia del Subte”. Viene corriendo y llorando Marley, también de Metrotel, que estaba más atrás y me dice “qué huevos gordo, vi cómo te quedaste solo adelante”. Solo no estaba, en todo momento al lado mío estaba el Delegado Manuel Compañez. También estaban seis compañeros más que no puedo nombrar por razones obvias. En otro sector estaba el Delegado Oscar Arturo y dos boleteros más. Luego, por la férrea voluntad mostrada por los trabajadores llamaron del Ministerio de Trabajo para explicar cómo sería el pase al Convenio. El 20 de octubre quedará en la historia de las luchas de los trabajadores del Subte. Como el día que dijimos ¡Basta de opresión!, malos tratos y nos unimos todos en pos de una causo justa.

Arnaldo Oscar Aldaz. Boletero Línea A.



||

Metrodelegados Web