MetroDELEGADOS
Portada del sitio > Insalubridad > Una agresión que puede provocar severos trastornos de salud
  secciones

• Campaña AGTSyP - Asociación gremial de trabajadores del Subterráneo y Premetro

Escribinos a:
Comisión de prensa
Comisión de cultura
Red de soluciones

Deja tu opinion:
Foro de debates
Lista Somos del subte

Visita los blogs de las lineas:


Blog Linea B













Descarga el Anteproyecto de Convenio!
Descarga el Anteproyecto elaborado por los trabajadores del subte, los delegados y el TEL


BUSCAMOS A JULIO

JORGE JULIO LOPEZ

Cualquier información, comunicarse a:
0-800-333-5502 o al 911


Visitas en linea:

Miércoles 27 de octubre de 2004, por Prensa del Subte [ER]
El ruido
Una agresión que puede provocar severos trastornos de salud

El ruido contante puede causar estrés, cefaleas, aumento de la intolerancia y la agresividad social.-

Según explican los especialistas, el ruido resulta una agresión para el cuerpo humano, que produce un daño lento y acumulativo. Por encima de los 90 decibeles, la intensidad que provoca el tránsito intenso, genera dolor y desplazamiento del umbral auditivo (es decir, se corre el nivel de tolerancia).

Con el paso del tiempo, directamente puede llevar a la pérdida de la audición. Pero además, el ruido produce muchos trastornos orgánicos a otros niveles.

Estar sometido ocho horas diarias a más de 90 decibeles es riesgoso para la salud porque actúa como encrespador del sistema nervioso.

El ruido contante puede causar estrés, cefaleas, aumento de la intolerancia y la agresividad social, disminución del rendimiento laboral o intelectual, afecciones cardiovasculares como aumento del ritmo cardíaco e hipertensión, trastornos digestivos y hasta impotencia.

Las señales de alarma a las que hay que prestar atención para prevenir estos problemas son zumbidos, disminución de la sensibilidad auditiva, fatiga, alteración del sueño y pérdida de la memoria. Por todas estas razones de salud, la Constitución de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires contempla expresamente la limitación de ruidos molestos que producen contaminación sonora.

Y la ley 451 establece sanciones que incluyen multas y hasta la suspensión por dos años de la licencia de conducir, en el caso de las fuentes móviles. A su vez, también hay ordenanzas y leyes contravencionales para el exceso de ruidos provocados por comercios o por vecinos. Sobran normas, pero faltan controles.


Ver en línea : Nota completa:


||

Metrodelegados Web